Juez ratifica inocencia de Sacerdote salvadoreño suspendido de por vida por el Vaticano.

La justicia salvadoreña reconoció este día  la INOCENCIA del Sacerdote salvadoreño ANTONIO MOLINA, quien fue suspendido de por vida por la Iglesia tras ser acusado de abuso sexual contra tres personas.

Este reconocimiento por parte de las autoridades civiles se da luego que el sacerdote exigiera a las supuestas víctimas que comprobaran las acusaciones. Dos de ellas se retractaron en el 2018 y aceptaron que todo era falso.

Este martes, ante la Juez sexto de sentencia de San Salvador, la tercera supuesta víctima identificada como Isaí Mendoza,  por la cual el Vaticano tomó la severa medida de suspenderlo de manera inapelable, admitió que había mentido en todo lo que declaró ante el Arzobispo de San Salvador, José Luís Escobar Alas.

Mendoza aseguró  que mintió  durante todo el proceso que la Iglesia llevó  contra el padre Molina y que no conocia al religioso.

“Gracias a Dios que ha permitido que todo se aclarara y darme la fuerza para cargar esta acusación  falsa y que hoy termina. Cargué  un muerto que no había  matado y con satisfaccion de limpiar mi nombre y mi ministerio sacerdotal” dijo el Padre Molina al terminar la diligencia  judicial.

Como parte de la conciliación  en el caso, de manera pública, Isaí Mendoza pidió perdón al sacerdote y a todos a quienes pudo haber causado daño con este caso.

Isaí Mendoza, sujeto que admitió haber mentido al Arzobispo de San Salvador acusando de abuso sexual al padre Molina.

Según  algunos medios digitales Isaí Mendoza figura como un reconocido estafador que busca beneficios económicos a toda costa.

Según  el Padre Molina, todo el mal proceso y el engaño que sufrió  el Arzobispo, será algo que ellos deben analizar y todo lo deja en manos de Dios.

“Dios siempre triunfa sobre la mentira. Me pongo en las manos de Dios y espero que el Papa Francisco sea bien informado por el Arzobispo o por el Cardenal Gregorio Rosa Chávez para que conozca la verdad”, dijo el Padre Antonio Molina.

 

Nuestra Iglesia

Redacción: Frank Alemán.