IglesiaPiedad popular

Esquipulas, Capital Centroamericana de la Fe

Grandes son los testimonios de fe, amor y devoción que el pueblo Dios expresa a una
de las imágenes más icónicas de nuestra región centroamericana, más de 400 años de
historia que se ven impregnadas en la pared, placas, cartas, todo es testimonio vivo, es
el pueblo de Dios que agradece todas sus bondades al milagroso Cristo Negro como
señal de gratitud, testimonios de sanación y conversión que guarda en su interior el
santuario regentado por los frailes Benedictinos.

Fotografía antigua de la calle principal de Esquipulas hacia la Basílica/Cortesía.

El Municipio de Esquipulas está situado en la parte sur-oriental del departamento de
Chiquimula, República de Guatemala, Centro América, en el área del Trifinio de las líneas
divisorias entre las repúblicas de El Salvador, Honduras y Guatemala. Colinda al Norte con los Municipios de Olopa, Jocotán y Camotán del departamento de Chiquimula. Al Sur con el municipio de Metapán, El Salvador. Al Oriente con los departamentos de Copán y Ocotepeque, Honduras y al Poniente con el municipio de
Concepción las Minas y parte de Quezaltepeque del departamento de Chiquimula, Guatema.

El trabajo de los misioneros Benedictinos en las tierras del oriente de Guatemala fue
dando poco a poco su fruto. Luego de tantos esfuerzos fue creciendo la cristiandad,
aumentaron los bautismos y el amor a la nueva religión. Por esos años los habitantes
del lugar decidieron mandar a esculpir una imagen de Jesús Crucificado de quién tanto
les habían hablado sus evangelizadores.

Estado actual de la Basílica al Señor de Esquipulas/Cortesía

En el año 1594 la cosecha de algodón fue muy
grande y lograron reunir una buena cantidad de dinero para poder lograr sus deseos de
tener una imagen de Jesús.
Los habitantes del lugar le pidieron a sus misioneros que ellos hicieran el trabajo de
buscar a algún escultor que les hiciera dicha imagen. Es así como el Provisor del
Obispado de Guatemala, Don Cristóbal de Morales hace un contrato con el escultor de
origen portugués Quirio Cataño, residente en la Ciudad de Santiago de Guatemala,
antigua capital del Reino de Guatemala, quien se compromete a efectuar el trabajo que
le ofrecen.

A lo largo de la historia han existido diversas teorías sobre el origen de la Bella Imagen
del Señor de Esquipulas, todas ellas son falsas ya que hay constancia histórica del
documento en el que consta que la imagen del Señor de Esquipulas se mandó a esculpir
en el año 1594 y fue entregada por Quirio Cataño el 4 de octubre del mismo año. El
documento original estuvo durante muchos años en la Parroquia de Quetzaltepeque,
entre los libros parroquiales, hasta que en una visita pastoral el Señor Obispo de
Guatemala y de la Verapaz Don Fray Andrés de las Navas mandó se sacara una copia
del contrato original que se encontraba muy maltratado.

Miles de fieles llegan todos los años para presentar sus peticiones y agradecimientos por milagros recibidos./Cortesía

Algunos habitantes de Esquipulas fueron en la fecha convenida a la Ciudad de Santiago
de Guatemala a recoger su querida imagen, la cual ya estaba terminada según lo
previsto. Luego de completar lo exigido por el contrato ellos emprendieron su camino de
regreso. Durante su viaje los pobladores de todos los lugares por donde pasaban se
quedaban admirados de la belleza de dicho Crucifijo y pedían a los esquipultecos que les
permitieran tenerlo al menos por una noche con ellos. Fue así como comenzó una larga
peregrinación por todos esos lugares de Guatemala por donde la Bella Imagen iba
impartiendo copiosas bendiciones hasta el día en que llegó a Esquipulas el 9 de marzo del año 1595.

 

Luego de cinco meses de amorosa peregrinación llegó a Esquipulas la Bella
Imagen del Señor Crucificado como el primer peregrino de una serie interminable que a
lo largo de los siglos llegarán a dicho lugar.

Los habitantes del lugar lo recibieron con
mucho amor y le construyeron una pequeña ermita desde donde pudieran presentarle
sus oraciones y recibir de él consuelo y bendición.

Visita del Papa Juan Pablo II a Guatemala con motivo del Año Jubilar del Señor de Esquipulas. Al fondo, el venerado Cristo Negro./Cortesía

Como una ocasión especial para Clausurar el Año Jubilar del Señor de Esquipulas se hizo
presente el querido y recordado San Juan Pablo II, quien presidió la Santa Misa en el
Valle de María el 6 de febrero de 1996 ante un inmenso número de peregrinos allí
reunidos. Luego de la Celebración de la Santa Misa el Papa visitó privadamente la Basílica
de Esquipulas para postrarse como un peregrino más ante la bella imagen del Señor de
Esquipulas ante la cual oró por la paz de Guatemala y la región centroamericana.

¡Señor de Esquipulas, bendícenos!

 

 

Ever Castillo.

 

 

Nuestras Iglesia SV

Medio de comunicación Católico dedicado exclusivamente a la cobertura de noticias.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar