¿Por qué nos persignamos los Católicos?

Porque es la señal del cristiano. Por tanto para el cristiano auténtico, es importante pensar con frecuencia en el valor de la cruz, recordar a lo largo del día con gratitud el sacrificio de Jesús en la cruz. Persignarse o santiguarse en diferentes lugares y momentos durante el día y sobre todo cargar, con los mismos sentimientos de Cristo, la propia cruz es lo que identifica a los fieles.

Una cosa es persignarse en estricto cumplimiento a las normas litúrgicas y otra diferente es hacerlo fuera de este contexto. Hacerlo fuera de las acciones litúrgicas no es obligatorio, pero sí es bueno, lógico y conveniente. Es muy saludable mantener esa costumbre. Los sacerdotes recomiendan no perder los signos externos pues además, entre otras cosas, es un testimonio de coherencia.

¿Cuándo conviene o es bueno hacer la señal de la cruz?

Es bueno y conveniente hacer la señal de la cruz, como forma o expresión de oración, principalmente al levantarse, al salir de casa, al entrar en la Iglesia, al pasar frente a una capilla o iglesia donde esté el Santísimo Sacramento (y más si está expuesto), al empezar el trabajo, antes de comer, al acostarse y, sobre todo, al verse en alguna necesidad, tentación o peligro.

El realizar esta acción no es otra cosa que invocar a Dios en su realidad.

La señal de la cruz es la señal del cristiano, por lo tanto, al hacerla cualquier persona se identifica con Cristo, con su vida, sus palabras y sus enseñanzas, y es signo de que trata de vivir de acuerdo con ello.

Nuestra Iglesia.

Fuente: Aleteia