Ricardo Amaya: 21 años evangelizando de la mano de Monseñor Romero

“Quien canta ora dos veces”, decía San Agustín, doctor de la Iglesia. Esa complementariedad entre la vida espiritual y la académica la comparte un salvadoreño que ha entregado 21 años de su vida a la Evangelización a través de la alabanza.

Aunque muchos únicamente lo conocen por su faceta en el ámbito musical, el Cantautor Católico Ricardo Amaya buscó también a través del conocimiento una fuente para fortalecer su forma de llevar a Dios: es licenciado en Teología, licenciado en Psicología, Músico y compositor Católico.

En cada uno de sus materiales discográficos existe un personaje en común que lo ha inspirado: San Óscar Arnulfo Romero.

A través de la radio, Ricardo Amaya también ha llevado la palabra de Dios en distintos programas.

Sin él darse cuenta, antes de vivir su primer retiro en 1996, su abuelo pedía a Monseñor Romero por la conversión de “Richard”(Ricardo).

“Mi abuela vio a mi abuelo de rodillas orando. Al preguntarle el motivo, él respondió: “Estoy orando a Monseñor por Richard”, dijo el hermano Ricardo Amaya en una entrevista exclusiva al Periódico Digital Nuestra Iglesia.

Luego de dos años de haber vivido su retiro de conversión y tras un intenso llamado por la música, en 1998 decide iniciar su camino entre letras y acordes que lo llevaría a una larga carrera musical que le ha dado grandes alegrías, duras pruebas de fe y bendiciones recibidas por intercesión de San Óscar Arnulfo Romero.

Ricardo Amaya luego de una participación en el Festival Reina de la Paz en San Miguel.

Materiales discográficos

Sus primeras alabanzas grabadas antes del año 2000  fueron: Perdóname (junto a Gerardo Parker), Alma de Fuego y Entre tus Llagas. Estos fueron los tres Demos con los que Ricardo Amaya se abría camino en las radioemisoras católicas y en distintas comunidades en las que Dios le permitía servir. Ya para el año 2001, con la gracia de Dios lanzó su primer material discográfico titulado: Alma de Fuego, nombre de la alabanza que más sonó de sus primeros tres demos y cuya letra es dedicada a Monseñor Romero.

En el 2004 lanzó su disco “Seguir tus Huellas”;  en el 2005 para el aniversario número 25 del martirio de Mons. Romero tomó la decisión de hacer un disco especial llamado “El profeta” dedicado al ahora Santo salvadoreño. Para este material discográfico buscó el apoyo de más de 25 músicos provenientes de diferentes proyectos de alabanza del país.

Su cuarto material vino en el año 2007 con el disto “Discípulo” el cual contiene alabanzas que animan a los fieles hacia un camino vocacional.

Ricardo Amaya durante un concierto en Lima, Perú.

Como un regalo del cielo por sus 10 años en la evangelización a través de la música, en el 2008 Dios le permite viajar por primera vez en una misión evangelizadora a los Estados Unidos. Ahí realiza una gira por las ciudades de Baja California, San Francisco y Los Ángeles, llevando la bendición de la palabra de Dios en la alabanza.

Con motivo de sus 15 años de evangelización, en el 2013 produce y graba su disco “Toca mi Corazón” y  para el 2016 lanza su disco “Es tu Amor”.

Viaje a Roma

Para el 2017, la Iglesia en el Salvador conmemoró los 100 años de natalicio de Monseñor Romero. Con esta motivación nace el disco y proyecto musical “Tu voz sigue viviendo”, el cual cuenta con la colaboración de los cantantes católicos Mateo Guzmán, Ferdin González y Juan Carlos García. Este proyecto de alabanzas dedicadas exclusivamente para dar a conocer el mensaje y vida de San Óscar Romero, les abre las puertas para que un año después (2018) sean convocados para viajar a la ciudad del Vaticano para la Canonización de San Óscar Arnulfo Romero.

Proyecto Tu voz sigue viviendo en Roma, Italia.

“Fue un regalo de Monseñor Romero. Todavía no caemos en la cuenta que hayamos estado ahí. No nos lo esperábamos. Hubo mucha gente de buen corazón que nos ayudó”, indicó el cantautor salvadoreño.

Luego de esta experiencia en Roma, Dios lo llama para servir en un congreso en Lima, Perú.

Testimonios de Sanación

Este servidor de Dios asegura que hay tres momentos en su caminar con el Señor que lo han marcado de por vida: El primero de ellos su conversión, el segundo la sanación de su abuela por intercesión de San Óscar Romero y la sanación de su esposa Fátima por intercesión del Santo.

En el caso de su abuela, quien sufrió un cuadro agudo de pancreatitis, él pidió a Monseñor Romero para que permitiera que saliera del hospital; y si su voluntad era llevársela, que le permitiera morir en casa, rodeada de su familia. Tal cual se lo pidió, así Dios y Monseñor Romero permitieron que su abuela partiera a la casa del padre a los 98 años de edad.

En cuanto a su esposa, en el 2018, justo cuando todo se iba dando para el viaje a Roma con el proyecto “tu voz sigue viviendo”, los médicos le detectan en un examen de rutina un Papilidema Bilateral por un Pseudo Tumor Cerebral. Tras varios exámenes y orando incesantemente, pidiendo siempre la intercesión de San Óscar Romero, los médicos dieron un diagnóstico negativo. Todo rastro de tumor era inexistente en su esposa.

Según el hermano Ricardo, justo un día antes que conocieran los resultados, fue grabado un Video Clip  en la cripta donde se encuentran los restos de San Óscar Romero y aprovechó para orar y pedir por su esposa. Asegura que no duda que la mano de Dios y la mediación del Santo salvadoreño estuvieron tras esos resultados.

Hermano Ricardo junto a su esposa Fátima en la Plaza San Pedro en Roma.

Además de continuar con su labor evangelizadora a través de la música, ahora junto a su esposa Fátima, trabajan en una clínica de atención psicológica y  se dedican a impartir retiros de sanación interior para jóvenes y matrimonios en distintas comunidades dentro y fuera del país. También  mantienen al aire el programa “Al corazón de la familia” el cual se transmite a través de Radio Luz, Radio Paz y Radio María de El Salvador.

“Este caminar necesita de perseverancia y de mucha fe en Dios. Siempre hay dificultades pero de la mano de Dios y de San Óscar Romero se puede salir adelante y animar a otros para seguir este caminar.”, Ricardo Amaya.

Nuestra Iglesia

Redacción: Frank Alemán.