Vaticano investiga a los Heraldos del Evangelio y estos desconocen a enviados del Papa

En Brasil, la Asociación Católica de los Heraldos del Evangelio afirma no reconocer a los enviados del papa Francisco, quienes cumplen una misión de investigación abierta por la Santa Sede por posibles deficiencias en el cuidado pastoral de las vocaciones, la formación, la administración, la gestión de las obras y la recaudación de recursos.

El proceso se inició en el año 2017 tras una serie de denuncias, videos, cartas y otros materiales que ponían en evidencia prácticas de exorcismo no permitidas por la Iglesia, maltrato psicológico en los centros de formación y el adoctrinamiento de sus miembros en defensa militar, como si se tratara de un ejército, entre otras cosas.

Según los Heraldos del Evangelio, no aceptan a la misión enviada por la Santa Sede porque se refiere a ellos como una asociación pública de fieles, cuando ellos están aprobados como “asociación privada de fieles”, lo que les lleva a sostener que el acto de “comisariarlos” (Investigarlos)  violaría para ellos el derecho sagrado e inviolable que tienen los fieles de asociarse en la Iglesia, con sus propios estatutos y sus propias autoridades.

El Vaticano define a los Heraldos del Evangelio como una asociación internacional de fieles de derecho pontificio, presente en 70 países y con más de 4,000 miembros.

Castillo de los Heraldos del Evangelio en Brasil

Entre una de las controversias más virales de la asociación está un video que se difundido, y posteriormente fue retirado de distintas plataformas de internet, en el que el fundador de la congregación, Monseñor Joao Clá Diaz, fue protagonista de la crónica en la que instruye a sus sacerdotes sobre extrañas afirmaciones de un cura exorcista de Los Heraldos en el que mencionaba al Papa Francisco. Según el video, satanás dijo al exorcista que Francisco es “estúpido” y hace “todo lo que quiero”, recogía el material que fue retirado de internet.

Tras la negativa de los Heraldos al reconocimiento de los enviados del Papa, se espera la respuesta de la Santa Sede en términos legales y pastorales

La posición del Vaticano es sostener el Movimiento; pero corregir lo que haya que corregir para seguir adelante.

 

Nuestra Iglesia.